Cuando se trata de cambiar,
somos rápidos.

Súper rápidos.